Belleza, Ejercicio

Grasa corporal en mujeres- RENUÉVATE

Grasa corporal porcentajes

Cualquiera tiene una forma de cuerpo diferente y no hay razón para cambiarla. Dicho esto, tampoco está mal querer tonificar varias partes de tu cuerpo. Desafortunadamente, la pérdida de grasa corporal no es una tarea fácil y hay muchas partes móviles involucradas.

Junto con la dieta y el ejercicio, es posible controlar los niveles de motivación, desarrollar los músculos y superar los desequilibrios hormonales y las predisposiciones genéticas.

Uno de los temas sobre los que no se sabe lo suficiente es sobre los diferentes tipos de grasa, y cómo las estrategias para perder grasa deben variar según el tipo de grasa a la que te diriges. Esto se puede lograr con Renuévate, un plan alimenticio diseñado para que comas saludable y variado, pero que además te permite bajar de peso mientras eliminas la grasa corporal sobrante en tu cuerpo.

Presentaciones de la grasa

La grasa se presenta en tres formas: saturada, monoinsaturada y poliinsaturada. La mayoría de las personas ha escuchado que las grasas saturadas no son saludables, pero muchos investigadores ahora se preguntan si esto es cierto.

Grasa corporal ideal

La grasa monoinsaturada, como la del aceite de oliva y de canola, está relacionada con una mejor salud. Las grasas poliinsaturadas son el único tipo de grasa que debemos obtener de nuestra dieta. Estos vienen en dos formas, omega-3 y omega-6, y ambas son importantes.

Si bien casi todo el mundo está de acuerdo en que tener muchas grasas omega-3 es beneficioso, existe una creciente evidencia de que demasiada grasa omega-6 puede no ser buena para el peso o la salud. Los diferentes tipos de grasa de la dieta están relacionados con diferentes tipos de grasa corporal.

Los niveles más altos de omega-6 están asociados con niveles más altos de grasa abdominal no saludable, mientras que los niveles más altos de omega-3 están asociados con la grasa más saludable en las piernas y las caderas. Así que cuando se trata de grasa, se necesita “matizar”.

¿Por qué las mujeres necesitan grasa?

Si bien las mujeres pueden realizar cualquier tipo de trabajo o juego que deseen, sus cuerpos han sido diseñados por la evolución para ser muy buenos para tener hijos, lo elijan o no.

Todos estos niños son únicos por tener cerebros siete veces más grandes de lo que cabría esperar de otros animales de nuestro tamaño. Esto significa que los cuerpos de las mujeres deben ser capaces de proporcionar los componentes básicos para estos grandes cerebros durante sus embarazos y mientras amamantan a sus hijos, componentes que se almacenan en la grasa de las mujeres.

El bloque de construcción del cerebro más crítico es la grasa omega-3 llamada DHA, que constituye aproximadamente el 10 por ciento de nuestro cerebro sin contar el agua. Dado a que los cuerpos no pueden producir grasas omega-3, deben provenir de la dieta.

Durante el embarazo y durante la lactancia, la mayor parte de este DHA proviene de la grasa corporal almacenada de la mujer, y es por eso que las mujeres necesitan tener mucha más grasa corporal que otros animales. Así que las mujeres tienen una necesidad innegable de grasa en sus cuerpos y grasa en sus dietas.

¿Cuánta grasa deberían obtener a diario las mujeres?

No se trata de la cantidad de grasa, sino del tipo de grasa. Los cuerpos pueden producir grasas saturadas y monoinsaturadas a partir del azúcar o el almidón, por lo que realmente no se tiene una necesidad mínima de estos siempre que se tengan suficientes carbohidratos.

Sin embargo, los cuerpos no pueden producir las grasas poliinsaturadas que son necesarias para el cerebro, por lo que estas deben provenir de la dieta.

Estas grasas poliinsaturadas se consideran “esenciales”. Se necesitan ambos tipos de grasas esenciales, omega-3 y omega-6; porque desempeñan una serie de funciones importantes, especialmente en las células del cerebro.

La relación entre la edad y la grasa

Tener mucha grasa omega-3 es importante para cada etapa de la vida. Para las mujeres que deseen tener hijos en el futuro, una dieta rica en omega-3 es especialmente importante para acumular el contenido de DHA de su grasa corporal, porque esa grasa es de donde vendrá la mayor parte del DHA cuando estén embarazadas y sean lactantes.

Debido a que existe alguna evidencia de que el omega-3 ayuda a que los músculos funcionen mejor, es probable que las mujeres más activas se beneficien de tener más en sus dietas. Para las mujeres mayores, el omega-3 es importante para una buena salud y para reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer. Para los bebés y los niños, consumir suficiente grasa omega-3 es especialmente importante, ya que sus cuerpos y cerebros están creciendo y desarrollándose activamente.

Fuentes de grasas saludables

Las grasas buenas son grasas con alto contenido de omega-3. DHA y EPA son las formas más importantes y activas de omega-3, y la fuente más abundante de ambos es el pescado y el marisco, especialmente el pescado azul. Pero está la desventaja de que todos los pescados y mariscos también están contaminados con mercurio, un veneno cerebral, y los expertos en el ámbito advierten que las mujeres y los niños no ingieran más de 350 gramos de pescado por semana.

Grasa corporal en hombres

Las cápsulas o el líquido de aceite de pescado pueden proporcionar una fuente adicional y más segura de DHA y EPA porque los aceites generalmente se destilan para eliminar el mercurio y otras impurezas, y el DHA de las algas está disponible para quienes no comen pescado.

La forma básica del omega-3, el ácido alfa-linolénico, también es buena porque puede convertirse en EPA y DHA en el cuerpo, aunque no de manera muy eficiente.

Se encuentra en todas las plantas verdes, pero las mejores fuentes son las semillas de lino y las nueces, y los aceites de linaza, canola y nuez. Las grasas monoinsaturadas, como las del aceite de oliva y de canola, también parecen ser beneficiosas para la salud.

Importancia del ejercicio para la grasa corporal

Parece haber una sinergia positiva entre el ejercicio y las grasas omega-3. Las mujeres que hacen más ejercicio tienden a tener niveles más altos de omega-3 en la sangre, y aquellas con niveles más tienen una mejor respuesta al ejercicio.

La cantidad de omega-3 DHA en las membranas de las células musculares está relacionada con una mejor eficiencia y resistencia. Aumentar el ejercicio y los niveles de omega-3 juntos también puede ayudar a las mujeres a perder el exceso de peso.

firma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete y recibe
contenido muy saludable
directamente en tu correo electrónico