Consulta, Hormonas, Mitos, Salud

Las hormonas en la obesidad: Explicación de un Médico

Cada año se ve en las estadísticas el aumento de casos de sobrepeso y obesidad en México y en el mundo y pesar de que se buscan hacer nuevas acciones en contra de estas enfermedades que de cierta forma han sido adoptadas por la sociedad moderna hasta el punto de ser algo tan cotidiano que se pasa por alto y se llega a considerar más y más normal el sobrepeso y no se le da la importancia que debiera al ser una enfermedad y aumentar el riesgo de presentar otras enfermedades.

Debido a todo esto se ha buscado conocer más sobre las hormonas en la obesidad y su implicación en esta, para empezar les explicare las principales hormonas en la obesidad y su función, posteriormente les contare en una breve historia como se desarrolla y se perpetua esta enfermedad debido a los cambios hormonales.

Principales hormonas en la obesidad:

  • Leptina: es conocida como la hormona de la saciedad, es una hormona producida en el tejido graso que se encarga de mandar la señal al cerebro de que las reservas energéticas de grasa se encuentran llenas, además de hacer esto sus niveles pueden estimular otras hormonas que controlan el gasto calórico que quiere decir el ahorro o el gasto de energía.
  • Grelina: es una hormona peptídica producida en el estómago que estimula el apetito, el aumento de peso y del tejido adiposo, también se encuentra ampliamente relacionada con la hormona de crecimiento, además se ha visto que su presencia en sangre al ver y comer ciertos alimentos genera una fijación en la memoria y buscar mayormente el consumo de estos alimentos.
  • Neuropeptido Y: Es un neurotransmisor que al encontrarse elevado en el líquido cerebroespinal aumenta la ingesta de alimentos y reduce el gasto energético, forma parte del sistema lipoestabilizador junto con la leptina y la corticotropina.
  • Corticotropina o Adenocorticotropina: es la hormona encargada de estimular a las glándulas suprarrenales y estimular la producción de diferentes hormonas producidas en esta glándula siendo de principal interés para este tema que tratamos la estimulación de la producción de los glucocorticoides que se encargan de estimular la formación de glucosa, glucógeno, metabolismo de proteínas y grasas.

Estas son las principales hormonas en la obesidad, vamos a contar la historia de como se va generando y perpetuando el sobrepeso y la obesidad para que así vaya quedando mas claro.

Todo empieza cuando se lleva una alimentación de mala calidad y cantidad de nutrientes que por lo general en estos tiempos hay una mayor carga de carbohidratos de cadena simple como los azucares que para quede claro porque tanta información en contra que reciben estos productos les pondré un ejemplo.

Este tipo de productos los podemos comparar como si fuéramos a ver un espectáculo de fuegos artificiales y de lugar de detonarlos poco a poco explotaran todos de una sola vez, generando más ruido y luz en comparación con otros alimentos que darían un espectáculo (siguiendo con el ejemplo de los fuegos artificiales) más pausado, dejando disfrutarlo.

Al liberar toda su energía tan rápido el cuerpo reacciona ante tales cantidades de energía liberando grandes cantidades de insulina para meter tales dosis de glucosa a las células pero termina siendo un estímulo tan grande que sigue secretando insulina aunque ya no haya más  glucosa debido a que toda fue libera tan rápido, al repetir este tipo de comportamientos por mucho tiempo el cuerpo tiene que responder ante tales niveles de insulina y empieza a generar resistencia a la insulina además que por las altas cantidades de ácidos grasos en sangre, esta resistencia a la insulina genera resistencia a la lepina se ha comprobado que tratando la resitencia a la insulina se puede mejorar la sensibilidad a la leptina.

Al presentar resistencia a la leptina el cuerpo no detecta las señales que manda el cuerpo de que las reservas de grasa se encuentras llenas y por estímulos hormonales y de neurotransmisores como el Neuropeptido Y y la hormona Grelina aumenta el apetito y disminuye el gasto calórico provocando que la persona se vuelva más sedentaria, somnolienta y con mayor resistencia o dificultada para iniciar y/o mantener una actividad física, este tipo de circunstancias provoca que el cuerpo se sienta estresado ya que a pesar de las señales aumentadas de que las reservas grasas se encuentran muy aumentadas el cuerpo no las detecta por la resistencia que presenta para recibir las señalizaciones.

Debido a este estrés el cuerpo libera corticoesteroides como el cortisol lo que provoca que el cuerpo aumente las reservas de grasa y los niveles de ácidos grasos en sangre, manteniendo las reservas más elevadas de lo que de por sí ya se encuentran porque el cuerpo “piensa” que está en una etapa en la cual no se sabe cuándo volverá a recibir alimento y cuando lo recibe es alimento que libera la energía demasiado rápido y no puedo canalizarla de la manera adecuada ya que se ha generado un caos drástico en todo el sistema metabólico y así se va perpetuando más y más todo este problema.

Espero haya quedado claro cual es el papel de las hormonas en la obesidad y quiero aclarar que es un problema muy grande el cual se debe de tratar pero que por lo general es algo que nosotros causamos, es cierto que hay cierta predisposición genética y que algunos tienen mayor facilidad para generar resistencia a la Leptina pero con una adecuada alimentación y ejercicio podemos compersarlo.

Ricardo hurtado doctor firma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.