#EnDietados, Alimentos saludables, Curso Online Dieta ideal

Yogur griego: Te explico cómo elegir un yogur griego realmente saludable

Yogur griego casero

El yogur griego es el producto de leche caliente que se deja enfriar a cierta temperatura. Luego se agregan bacterias bien definidas y se deja que produzcan más ácido láctico. Este ácido se combina con la lecha y da lugar al yogur griego. Para obtener la textura espesa característica de este yogur, la mezcla se cuela aún más para succionar el suero líquido y la lactosa.

La mayoría de las personas se inclina por la variedad griega por su alto contenido de proteínas y su bajo nivel de carbohidratos. Se ha convertido en una fuente inagotable de nutrición, dejando el yogur convencional a un lado.

El yogur al estilo griego ha sido comercializado con mucho éxito en los últimos años por compañías que promocionan su perfil nutricional bajo en grasas, ser rico en probióticos y alto en proteínas junto con su textura indulgente.

Ten en cuenta que algunas marcas no cuelan su yogur. En su lugar, agregan un agente espesante, como maicena o gelatina, para alcanzar una textura cremosa similar. Estos ingredientes no son dañinos por sí solos, pero debes estar atento a la lista de ingredientes si prefieres evitar los extras en tu yogur.

¿En qué se diferencia el yogur griego del yogur convencional?

Yogur griego rico

A diferencia del yogur convencional, el yogur griego se cuela, lo que elimina el suero líquido, junto con algunas de las sales y azúcares disueltos en él. El resultado es un yogur que tiene una textura más densa, espesa y cremosa; también es más alto en proteínas que el yogur convencional.

Ambos factores lo hacen más saciante y satisfactorio y te mantienen lleno por más tiempo. El yogur griego en cuanto a grasa es especialmente rico; aunque también se puede usar la leche baja en grasa o sin grasa para hacer yogur griego, lo cual permite continuar elaborando un producto espeso y cremoso.

De igual manera, se hallan otras características que difieren entre el yogur griego y el yogur convencional, las cuales son las siguientes:

  • Carbohidratos: El yogur regular contiene casi el doble de calorías que el yogur griego. Esto hace que el yogur griego sea una excelente adición a una dieta para perder peso.
  • Proteínas: Si estás buscando agregar más proteínas a tu dieta, el yogur griego es ideal porque contiene el doble de proteínas que el yogur común
  • Grasas: Hay aproximadamente una proporción de uno a tres de grasas saturadas en el yogur convencional en comparación con el yogur griego.
  • Sodio: El yogur regular contiene el doble de sodio que el yogur griego.
Consumir Yogur griego

  ¿Para qué es bueno el yogur griego?

El yogur griego es un refrigerio o desayuno conveniente, pero es mucho más versátil que simplemente comerlo directamente del envase. Con su textura espesa y su sabor ligeramente ácido, el yogur griego natural puede reemplazar la crema agria como aderezo o como base para salsas.

Para las salsas, comienzas con yogur y agregas cebolla francesa, sugiere Bruning, o puedes hacerlo desde cero agregando extras simples como pepino y menta. Son muchas las recetas de comida que puedes elaborar con yogur griego, siendo todas estas deliciosas.

Ventajas de comer yogur griego

Son diversas las ventajas de la ingesta del yogur griego, pero las más destacadas se explicarán a continuación:

  • Te hace sentir lleno por más tiempo: El yogur se cuela para eliminar la mayor parte del suero. El resultado es un yogur más espeso y cremoso con el doble de contenido de proteínas, que te llena y te mantiene lleno por más tiempo.
  • Mejora la salud mental: Los probióticos pueden mejorar tu salud intestinal igualmente esos beneficios también se extienden a tu salud mental. Los estudios han demostrado que agregar probióticos a tu dieta (como los que se encuentran en el yogur griego) puede reducir el estrés y la ansiedad.
  • Desintoxica tu piel: Agregar una porción de yogur a tu rutina diaria puede hacer maravillas en tu piel. Es rico en vitaminas B2, B6 y B12, además de que los probióticos ayudan a mantener sano el colon. Todo se combina para poner menos estrés en tu piel para eliminar los desechos, brindándote el brillo que te mereces.
  • Ayuda  a tu cuerpo a sanar de las infecciones: Si sufres una infección intestinal o indigestión, el yogur podría ser tu gran aliado, debido a que las infecciones intestinales afectan las células formadoras de lactasa en el intestino. Esto provoca una intolerancia temporal a la lactosa en el paciente. La buena noticia es que el yogur es rico en lactasa, por lo que ayuda al proceso de curación y proporciona la lactasa necesaria para la absorción de lactosa.

¿Hay inconvenientes al consumir yogur griego?

Si el poder de los lácteos para fortalecer los huesos es la razón principal por la que optas por el yogur, es posible que la variedad griega no sea tu mejor opción. El yogur natural tiene aproximadamente la mitad del calcio del yogur convencional.

También contiene un nivel más bajo de potasio, un electrolito que ayuda con la función muscular y mantiene los fluidos en tu cuerpo balanceados. Ambos nutrientes son importantes para el control de la presión arterial.

El yogur griego con su contenido de grasa también tiene más grasa que el yogur común. Sin embargo, eso no es necesariamente un gran inconveniente. Un poco de grasa ayuda a tu cuerpo a absorber los nutrientes del yogur.

Además, distintas investigaciones encontraron que incluso los yogures ricos en grasas y otros productos lácteos no aumentan la probabilidad de enfermedades cardíacas o cardiovasculares.

Pero vale la pena considerarlo si sigues una dieta baja en grasas. La realidad de que un estilo de yogur sea más saludable que el otro depende de las necesidades nutricionales individuales del consumidor.

¿Qué se debe tener en cuenta al comprar yogur griego?

Lee la etiqueta de información nutricional y elige yogur sin azúcares añadidos y con pocos ingredientes. Asegúrate de que la etiqueta diga “cultivos vivos y activos” para obtener los beneficios de los probióticos.

Evita en lo posible las opciones con sabor, esto es clave porque contienen azúcar adicional, a menudo el doble de lo normal.

Lo recomendable es que escojas un yogur natural y tú mismo agregues tus propias frutas, cereales integrales, nueces, etc. De esta manera, obtienes los sabores que te gustan, los nutrientes añadidos y mantienes el control de los azúcares añadidos.

Si te interesa aprender cómo elegir productos realmente saludables, te invito a mi Taller Online “El A,B,C del etiquetado y la alimentación” conoce más del curso dando clic aquí.

Yogur griego natural
Fernanda hurtado nutriologa en cuernavaca nutriologa en jiutepec firma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete y recibe
contenido muy saludable
directamente en tu correo electrónico